13 noviembre 2006

Alejandro

El sábado 11 de noviembre, tras un parto perfecto, fui tío por tercera vez. Mi hermana Mari compañera infatigable y constante en la vida de Espe, decidió que no iba a ser menos que su hermana pequeña y en el mismo año que ella, ha dado a luz a esta pequeña cosa que abre los ojos y parece mirar con cierta aprensión el agotamiento amigofamiliar que le espera en los próximos días. Mari, la chica de eterna sonrisa y fotogenia perfecta, se convierte así en madre, y yo me siento muy feliz de que tengamos otro Almeida en la familia y que estas navidades podamos por fin pasar un poco los unos de los otros y juguetear algo con los nuevos sobrinos (algo que era ya necesario...tanta intensidad familiar adulta....).

De manera que para terminar sólo me queda dar la bienvenida a Alejandro y mi felicitación a sus padres, no sin antes dejar constancia de un hecho relevante que se produjo el mismo día de su nacimiento. Como algunos de vosotros bien sabe y otros no tanto, el padre de la criatura es un bético de los de toda la vida, sufrido y feliz de serlo. Pero un nubarrón oscurece el futuro de su primogénito: las huestes enemigas han asaltado a su débil descendiente y han lanzado una opa hostil para hacerse con sus favores futbolísticos. Se cierne el peligro sobre la futura relación paterno-filial. He aquí la prueba fotográfica:



Es de esperar que el sabio padre logre atraer a su hijo lejos del lado oscuro de la fuerza, y ese carnet iniciático sólo sirva como futuro contrapeso negativo, un recuerdo de niñez necesario para el equilibrio de la fuerza bética del joven padawan...

3 comentarios:

  1. Felicita a tu hermana de mi parte peporro, me alegro mucho por ella, en serio.

    Que bonito es tener un nuevo familiar sevillista en la familia, don Pepe, jejeje. Sevillista desde la cuna si señor.

    Pepe, tienes que comprender que ahora todos los niños sean del sevilla, el equipo de moda ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo se lo diré Manolo, pero seguro que ella misma te lee aquí uno de estos días.

    La verdad es que lo del carnet del Sevilla es un punto gracioso de lo más cabrón... Espero que ese niño sea listo y con el tiempo vea la luz :)

    Disfruta del momento Manolo, porque ya sabes que cuando algo está lo más arriba posible ya sólo falta verlo descender...

    ResponderEliminar
  3. Que tal Manolo... no nos conocemos. Soy el padre. Gracias por la felicitación, pero deja que te corrija: el hecho de que alguien que se hace llamar amigo le saque el carnet del sevilla no lo hace sevillista. A mi, cuando nací me bautizaron, y soy ateo gracias a Dios. Un saludo

    ResponderEliminar