29 marzo 2012

En huelga... ¿Existía otra posibilidad?

Pues parece que sí existe para tantos que no la hacen. No me molesta los que por convicción ideológica no secundan las huelgas. Los respeto y respeto su derecho a discrepar de mis ideas. Me apenan pero no critico los que queriendo hacer las huelgas no se atreven a realizarlas por temor a un posible despido. A ellos los piquetes empresariales llevan varias semanas atemorizándolos y recordándoles lo fácil que es despedirlos, lo sencillo que es encontrarles un sustituto entre la marea gris de parados que espera desesperada un trabajo que le permita salir del agujero. El miedo se puede superar pero las situaciones individuales pueden llegar a ser dramáticas y obligar a uno a bajar la cabeza momentáneamente a la espera de tiempos mejores. No soporto en cambio, a los que mantienen discursos contrarios a las políticas que provocan que hoy estemos en huelga, tienen una situación laboral estable que les permite ejercer su derecho a la huelga sin temor pero se escudan en vanas excusas para no hacerla. No soporto a los esquiroles que hoy han ido a trabajar y que mañana volverán a criticar duramente las políticas de recortes liberales, volverán a indignarse por las rebajas de sus derechos laborales y volverán a construir discursos subversivos desde la tranquilidad de cobrar de nuevo el sueldo completo a final de mes. No soporto ese alto grado de incoherencia. Me parece incomprensible.

09 marzo 2012

La Prensa-basura contraataca (II)



1) Portada de La Razón el día después de que decenas de miles de españoles se manifestaran por las calles de las principales ciudades del país para protestar contra la reforma laboral.


¿En serio? ¿En serio que esa foto con ese titular puede ser considerado información? ¿En serio que el director de La Razón considera que a esas manifestaciones sólo fueron afiliados de los sindicatos? ¿En serio que el mensaje sindical de esa mañana fue “a tomar cervezas”? ¿En serio que esa foto elegida representa el espíritu de los que estuvieron allí? ¿En serio creen que el burdo montaje cutre de esta portada podía pasar inadvertido? ¿En serio que se les puede no caer la cara de vergüenza a los profesionales que trabajan en La Razón cuando ven este tipo de portadas? ¿En serio? 

2) Noticia de ABC donde se “informa” (sin aportar ninguna prueba) de que profesores de instituto han instigado las protestas estudiantiles de Valencia prometiéndoles aprobados a sus alumnos si se manifestaban. Así dice el titular y la entradilla:

Investigan si algunos profesores han instigado las protestas estudiantiles
Los padres se quejan de que a los alumnos se les garantiza el aprobado si salen a manifestarse
 
 
En el interior de la noticia insinúan que el tema está en manos de la policía y de la inspección… El texto está lleno de insidias y acusaciones directas puestas en boca de estudiantes y padres genéricos, sin nombre, sin una sola prueba encima de la mesa y sin que parezca que, con el tiempo, el periódico haya seguido tirando el hilo de la noticia para ofrecer a sus lectores verdadera información y no basura amarillista. El texto sólo sirve para difamar y estigmatizar a los profesores. Una vez más. En el fondo lo que pretendían era distraer la atención sobre el verdadero origen de las protestas estudiantiles para que sus lectores no reflexionran sobre por qué miles de jóvenes estaban manifestándose en contra de los recortes educativos que se están produciendo en la Comunidad Valenciana. Había además que reenfocar la noticia para alejarla de la imagen de los días anteriores en los que la violencia policial había conmocionado a muchos ciudadanos, por lo que era necesario encontrar unos chivos expiatorios que fueran los verdaderos causantes de las algaradas: ¿por qué no los profesores? Claro que la sigueinte pregunta que habría que hacer sería: ¿por qué no continuó el periódico por esa línea editorial (porque estas noticias son editoriales, no información) los días posteriores? Pues muy sencillo, porque de manera inteligente el PP decidió que era mejor dejar de dar palos a los estudiantes y permitir que las manifestaciones y los movimientos se disolvieran por sí solos. Como así ocurrió, demostrando que más allá de pequeños grupúsculos que intentaron aprovecharse del asunto para armar gresca, la realidad fue que las manifestaciones estudiantiles habían resultado ser algo espontáneo y no premeditado que murieron al no ser alimentado su fuego.

3) Portadas de La Razón y ABC tras algunos incidentes producidos en Barcelona tras las manifestaciones estudiantiles los días posteriores a la violenta intervención policial en valencia
 


Como lo de Valencia no había dado de sí lo que los medios conservadores esperaban porque las miles de personas que se manifestaron los días posteriores a los incidentes protagonizados por la policía y los estudiantes del IES Lluis Vives lo hicieron de forma pacífica, dichos medios parecían esperar con anhelo tener algo con lo que hablar de algaradas callejeras, desórdenes violentos y el peligro de desestabilización social que las manifestaciones estudiantiles estaban provocando por todo el país. De paso podían atacar a un PSOE acomplejado que pasaba por allí y estigmatizar a los jóvenes que se habían manifestado esos días por España, aunque lo único que pidieran era tan sólo que no se recortase más en servicios públicos esenciales como la educación. Los pequeños altercados de Barcelona (no muy diferentes a los que protagonizan esos mismos jóvenes en las celebraciones por las victoria del Barcelona) permitieron frotarse las manos a La Razón y a ABC y sacar unas portadas dignas de de Mad Max, mostrando fotografías con primeros planos muy cerrados en las que se intuía un caos y un desorden propios de un apocalipsis social provocado, según ellos, por una izquierda antisistema alentada por el PSOE. De traca.

4) Artículo de fondo (jajaja) de ABC donde se analizan los diferentes grupúsculos responsables de la agitación callejera. Su titular y su entradilla eran los siguientes:
"Los 10 grupos que agitan la calle"
"La policía identifica a una decena de colectivos universitarios que buscan sembrar una lucha "a la griega” bajo la excusa de los recortes sociales"


Una de las joyas de la recopilación, sin duda. La redacción de la entradilla permitiría por sí sola su presencia en ella. Vamos, que lo que estos grupos quieren es liarla en la calle y lo de los recortes no es más que la excusa para hacerlo. Los chicos de La Naranja Mecánica reencarnados en jóvenes españoles deseosos de violencia para estimular sus aburridas vidas. La verdad es que el  pretendido artículo de fondo (de obligada lectura) es tan deleznable, miserable y exagerado que terminaría provocando la hilaridad y la vergüenza ajena sino fuera por los estragos que hace la lectura confiada de estas informaciones en los consumidores de mayor edad de estos diarios, a los que se les confunde, atemoriza y manipula sin compasión. Tras acusar a grupos anarquistas y de ultraizquierda de instigar las movilizaciones estudiantiles, el articulo afirma, apoyándose en información descontextualizada de la Policía, que su financiación proviene del ¡Rectorado de la Universidad de Madrid!, y da un salto brutal atrás en el tiempo (¡a 2009!) para recordar que entonces ya se intervino una furgoneta con gasolina para hacer cócteles molotov conducida (¡cómo no!) por miembros de IU (¡ese radical  y antisistema partido político!). No queda muy claro si eran delincuentes por ser de IU o eran de IU por ser delincuentes… Pero en todo caso los lectores de ABC, a esas alturas de la noticia, ya deben pensar que en España se está desatando una nueva conspiración judeo- masónica-comunista para atacar al legítimo y “ordenado” Gobierno del PP.

Pero la apoteosis, el delirio total, el dislate máximo llega al final del artículo, cuando se describen uno a uno los diez "peligrosos" grupos  antisistema  que  amenazan las calles españolas y mezcla sin ninguna vergüenza a asociaciones políticas, anarquistas, okupas y… a la ¡la marea verde!... Claro que sí, no podíamos faltar los profesores en todo este jaleo (tenemos infiltrados en todos los estratos de los grupos antisistemas y manejamos sus luchas a nuestro antojo…¿no lo sabíais?). Así es, en el décimo lugar (se ve que les faltaba algún grupo "malvado" para completar la lista) y a través del 15M para que se identifique y quede claro que todos los posibles enemigos del PP hacen piña, dice: “15-M Educación. En esta sección del Movimiento 15-M se engloba, según los datos policiales que se manejan, el grueso de la llamada «marea verde», la parte del profesorado madrileño contrario a los recortes...  jajaja... En fin, no dudo de que hay compañeros profesores inmersos con naturalidad en el movimiento 15M, pero de ahí a decir que el grueso de la marea verde está englobada ahí… La verdad, no veo yo a muchos de mis compañeros debatiendo cada semana largas horas en las asambleas de barrio de Madrid… Lo dicho, delirante.

5) Noticia de El Mundo en relación al líder de las protestas contra la privatización de la empresa pública que gestiona el agua en Madrid



Esta noticia provoca tanta vergüenza, contiene tantas mentiras, es tan abyecta, tan grosera en su redacción, está construida con el objetivo tan evidente de ridiculizar un movimiento ciudadano mediante la destrucción de la imagen pública de una de las personas que lidera las protestas, que sólo sirve finalmente para desprestigiar al periodismo en general y a El Mundo en particular. El propio Pedro J. tuvo que  anunciar en su Twitter que iba a revisar la información de esta noticia, aunque más tarde, por supuesto, sólo aceptó que “algunas expresiones eran exageradas”. Habría que recordarle a Pedro J. que el problema es que ese tipo de información (y de opinión) se han asentado de manera estable en El Mundo y por cosas como éstas has perdido lectores habituales que, como yo, compramos durante años este periódico.

Centrándonos en la noticia, ésta se publicó el mismo día que se realizaba la consulta popular para que los ciudadanos madrileños pudiesen dar su opinión sobre el proyecto de Esperanza Aguirre de privatizar el agua de Madrid. En ella se acusaba a uno de los impulsores de la consulta de ser terrateniente, de de tener una casa cerca  La Castellana y directamente se le insultaba sarcásticamente  acusándole de “anticapitalismo de Mercedes y cubertería de plata”... La cantidad de sandeces y maledicencias que contiene el artículo obligan a su completa lectura, algo que se puede hacer arriba en su redacción original, publicada en papel (fue modificada posteriomente en su edición en la web), siendo imprescindible también leer la necesaria y completa respuesta que dio Ignacio Escolar en su blog, en la que quedaban aclaradas punto por punto las mentiras que publicó El Mundo 
 


08 marzo 2012

La Prensa-basura contraataca (I)


Cada mañana me cuesta un poco más parar unos segundos mi carrera mañanera hacia el metro, acercarme a mi kiosco habitual y comprar el periódico. La compra diaria de prensa escrita ha sido una necesidad para mí desde que comencé la Universidad (hace casi veinte años) y puntualmente empecé a comprar El Mundo buscando con avidez las columnas de Umbral. Con los años, salvo que por algún motivo no saliera de casa, cada día he comprado uno o dos diarios con el simple objetivo de conocer el mundo que me rodeaba para poder construir una opinión sobre él. En mi infancia y adolescencia tuve la suerte de que cada día entraran en mi casa al menos dos periódicos, y en muchas ocasiones incluso tres o cuatro. Gracias a mi padre y a mis hermanos mayores cada tarde aparecían por el salón o la cocina el ABC, El País, El Mundo, el Diario de Sevilla… e incluso anteriormente, los prematuramente desaparecidos El Sol o Diario16 (además de la prensa deportiva). Todos ellos fueron la puerta que atravesé para encontrarme con el periodismo como fuente no sólo de información, sino también de opinión y literatura. Con ojos críticos y siempre muy abiertos (en una época en la que aún no se podía soñar con las posibilidades que Internet ofrecería con el tiempo) convertí en una de las pasiones de  mi vida conocer, identificar, desentrañar y dilucidar las razones intrínsecas por las que se producían los diferentes enfoques periodísticos de las mismas noticias en diferentes medios. Antes de saber nada de Chomsky o de los análisis teóricos sobre la manera de conformar la opinión pública a través de los grandes medios de comunicación, fui anotando cuidadosamente tendencias, confluencias de intereses, nombres de las empresas matrices que eran las dueñas de diversos medios diferentes, intereses espurios enmascarados tras noticias que parecían ser tan sólo crónicas objetivas de hechos que se estaban desarrollando, exclusivas filtradas con intenciones bastardas, tratamientos diferenciados de políticos y grandes empresas, giros sorprendentes en el tratamiento de ciertas informaciones con objetivos no confesados… A pesar de que la mochila con la que iba cargando tanta información se hacía cada vez más pesada y su análisis me llevaba a sentir cada vez mayor desconfianza hacia todas las cabeceras de prensa españolas que conocía, al final, siempre, diariamente, encontraba motivos para continuar pagando religiosamente cada mañana para encontrarme con crónicas y opiniones honestas que mostraban que detrás de la podredumbre empresarial que dominaba a los medios había muchos profesionales luchando por no terminar sepultados en el cenagal. Periodistas y columnistas que lanzaban botellas al mar de los lectores bajo la mirada desconfiada de sus superiores, esperando cada vez que aquélla no fuera la última vez que les permitieran el desafío. Ese halo romántico de búsqueda de la verdad desde la independencia que el periodismo siempre había llevado consigo no era más que el lejano eco de una leyenda de otra época que tal vez ni siquiera existió; esa cantinela que apelaba a su relevante papel como cuarto poder que ejercía de contrapeso a los demás poderes en las “sociedades libres” era más bien motivo de risa o sarcasmo. Pero la calidad de muchos de sus escritos y la ausencia de alternativas seguían haciendo impensable abandonar su lectura si alguien quería seguir estando medianamente informado de ciertas cosas.

Hace ya varios años que noto como aumenta mi desagrado y mi desapego hacia esa prensa escrita diaria. Superado el encantamiento inicial, lo mínimo que uno pide como consumidor es que se le ofrezca un producto con unas mínimas garantías de fiabilidad y calidad. El deterioro de la prensa diaria española parece ya imparable: algunas de las mejores firmas de opinión han desaparecido, otras han envejecido lastimosamente y por último han aparecido otras que nunca pensé poder leer en periódicos de pretendida calidad. Los redactores que han ido viendo cómo se precarizaba su trabajo al tiempo que las nuevas tecnologías irrumpían en el periodismo tradicional, fueron abandonando las calles y el compromiso con la información contrastada para refugiarse en Internet, en el remedo de noticias de agencias y en la perezosa búsqueda googleliana para completar sus escritos. Por otro lado es significativo que, en esta época de brutal crisis económica y social, la oferta diaria se ha terminado escorando lastimosa y patéticamente hacia una derecha socialmente conservadora y económicamente neoliberal, que pontifica sin contrapesos y construye una realidad a su medida que traslada a muchos de sus indefensos lectores, siendo imposible encontrar en el kiosco periódicos que permitan que, desde sus páginas, se expresen esa otras voces que, de manera argumentada, intenten defender esas otras ideas que no son las que dicta el capitalismo neoliberal.

Pero en los últimos meses estoy asistiendo estupefacto a una aceleración del envilecimiento en el tratamiento de las noticias en la prensa tradicional que provoca vergüenza ajena e indignación. Periódicos de larga tradición están abandonando ya todas las formalidades sobreentendidas en la profesión y, emulando sin sonrojo a la peor televisión basura, están construyendo información a base de retorcer y manipular torticeramente la realidad hasta adecuarla a sus más bajos instintos ideológicos y empresariales (¿no son los mismos en el fondo?). He sentido impotencia y un enorme desprecio ante la sucesión de portadas y noticias de algunos de lo principales diarios españoles que, incumpliendo las mínimas reglas del decoro y deontología profesional, han arrastrado por el suelo su ya desgastado prestigio para "informar" a sus lectores de los diferentes movilizaciones sociales que se suceden por toda España. Algunos de estas historias las he ido guardando y en el siguiente post las expondré una a una para para mostrar las entrañas más miserables de la prensa española

(Continúa)

04 marzo 2012

Sólo melancolía

Diez años, ya. Permanecen los recuerdos generales, que se vuelven cada día más imprecisos. Resisten también muchos recuerdos específicos, tan vívidos, tan intensos, como si esos hechos hubiesen sucedido ayer. Pero al final, con el tiempo, sólo queda la melancolía.

video