13 marzo 2010

Diez razones (subjetivas) para odiar a Spielberg


  • El puñetero oso de Inteligencia Artificial: la secuencia sin sentido en la que recoge los pelos de la madre adoptiva del niño-robot para, de manera meliflua, casi una hora de metraje después, poder utilizarlos en una clonación inverosímil que permite a Spielberg un final que raya la pornografía sentimental (y produce arcadas al espectador).
  • El final de La lista de Schindler: el grosero tránsito de la elegante, distanciada y adulta fotografía en blanco y negro a un vulgar y chillón color para ser testigos de cómo un grupo de pensionistas hacen cola para colocar una piedra en una tumba al son de la sensiblera música de John Williams

  • El niño raptado de Minority report: el insistente uso de las imágenes del niño en el lago vistas por un Cruise yonkarra que sirven para justificar sus facistoides métodos y para que el espectador comprenda que finalmente habrá redención para ese padre con sentimiento de culpa.
  • La guerra de los mundos, toda ella, enterita, menudo bodrio, infumable: otra vez Cruise dispuesto a demostrar que se puede ser un padre de mierda incapaz de conectar con tus hijos en la vida cotidiana pero que, ante un ataque alienígena (algo de lo más habitual, vamos), hará lo que sea por su afligida prole para lograr la medalla de "padre del año". De nuevo la obsesión por la familia de Spielberg nos deja momentos, miradas y secuencias que nos revolverán el estómago.
  • El final de Salvar al soldado Ryan: Spielberg plagiándose a sí mismo con la secuencia que cierra la película, en la que un Ryan envejecido visita con su familia la tumba del tipo que lo salvó (matando por el camino a los otros siete u ocho miembros de su compañía, cuyos felices familiares nunca nos muestran…) para que al espectador no se le vaya a ocurrir reflexionar sobre la inutilidad de la guerra y de los supuestos actos heroicos que ha presenciado.
  • Esa cosa espantosa, empalagosa, azucarada y deplorable llamada Always: ¿alguien se acuerda de ella? Normal…
  • El Peter Pan más detestable de la historia: esa cara de panocha de Robin Williams haciendo el imbécil al principio de Hook simulando un duelo de pistoleros con un compañero de trabajo para mostrarnos la alienación capitalista del personaje. Otra vez las arcadas…
  • El plano retocado por ordenador de ET, veinte años después: para evitar que posteriores generaciones pudieran considerar que se había planteado la (horrenda e inverosímil) posibilidad de que unos policías apuntaran con sus armas a un grupo de niños en bicicleta. Menudo personaje...
  • El mundo perdido: o cómo conseguir destrozar el recuerdo de una buena película construyendo una secuela innecesaria, aburrida, con personajes planos y acartonados que consiguen que sean los velocirraptores los seres con más personalidad de los que deambulan por esa isla.
  • Y aunque suene a herejía, la plúmbea, pretenciosa, insoportable e intrascendente Encuentros en la tercera fase: pocas películas han envejecido tan mal como ésta en los últimos treinta años

8 comentarios:

  1. Una más, la repugnante última parte de Indiana Jones.Para mi fue como si me escupiera a la cara.Creo que ha sido la única vez que he salido muy enfadado del cine. Una pena ...

    ResponderEliminar
  2. En casi todo de acuerdo. Con el último, no: sigo creyendo que "Encuentros..." es una estupenda peli. Por cierto, que esa serie coproducida por él y Hanks, otra vez sobre la II Guerra Mundial, tiene una pinta estupenda. ¿No crees?

    ResponderEliminar
  3. Más aún.
    "1941"; John Candi y John Belusi enredados en la que sin duda sería la peor película de la historia si no existiera Supersonic Man. Sólo sirve para recordar la fecha de estreno de Dumbo.

    La "Lista", que en realidad debería llamarse "El listo de Schlinder". O como forrarse aprovechando las miserias humanas. Siempre me ha parecido una magnífica película a mayor gloria de un jeta.

    Amistad. ¿Y?...

    DreamWorks. Vomitivo utilizar la animación para hacer proselitismo. Y los dibujos son lamentables.

    La aparición del coprotagonista de "La Calavera...". ¿Quién se cree que es?¿Marlon Brando?

    Cualquiera de las películas en las que aparece Tom Cruise.

    E.T.(¿el Colmenarete?). Mis niveles de azucar en sangre aún no se han diluido desde el estreno.

    Sincarnet.

    ResponderEliminar
  4. Dani, lo de la última parte de la última Indiana Jones es denunciable, lo que pasa es que la mayor culpa la tiene el amigo Lucas, que le impuso ese guión delirante.

    Sobre lo de "Encuentros...", Dani, me gustaría saber si hablas desde el recuerdo o desde una revisión cercana. Es un dato a tener muy en cuenta, te lo aseguro.Y respecto a lo The Pacific que comentas, pues a pesar de ser un tema (el bélico) que me hastía un tanto, la verdad es que la pinta es inmejorable, y no tanto porque estén los ñoños de Spielberg y Hanks detrás sino porque en el tema está involucrado lo mejor de la HBO: gente de Roma, A dos metros bajo tierra, Los sopranos...

    Amistad, 1941, sincarnet... Es que eso me parecía ya ir demasiado lejos ( y no en el tiempo)...

    ResponderEliminar
  5. A pesar de todo… Razones para indultar a Spielberg.

    1.- El diablo sobre ruedas. O “de cómo McCloud Denis Weaber no debió cruzar el Missisipi”. Para una vez que se baja del caballo… Una gran ópera prima que sigue viéndose con agrado.

    2.- Cualquiera de las películas en que actúa Richard Dreyfus.

    3.- Esto incluye “Encuentros en la Tercera Fase”. No ha envejecido tan mal. Desde luego muchísimo mejor que la pseudociencia de von Daniken y sus Recuerdos del Futuro y Viaje a las estrellas.
    Ver reaparecer al “Vuelo 19” y los cinco golpes musicales son dos grandes momentos. El segundo está, desde luego, en la historia del cine.

    4.- La música más tópica de Tiburón (tantantantantan…). Y la escena de la persecución al bicho arrastrando los bidones. Gloriosa.

    5.- La llegada en helicóptero a la isla de Parque Jurásico. Al igual que en Tiburón, dale a Spi un vehículo y espacios abiertos y monta una virguería.

    6.- La “comida enlatada para dinos” en los coches eléctricos, atravesando las puertas de Parque Jurásico. El que no piense en ese momento en la empalizada de King Kong que levante la mano.

    7.- John Belusi como aviador chalado en 1941. O “de lo que es capaz el Hermano Pluto si pones en sus manos un caza de la Segunda Guerra Mundial”. Lo único salvable de ese bodrio.

    8.- El Imperio del Sol. Cuando los japoneses dejan de ser anónimos salvajes te emocionan y les coges cariño. Un alegato antimilitarista, que muestra el absurdo de cualquier guerra. Y sin lugar a dudas, el P 51 Mustang es el Cadillac del aire.

    9.- Puedo ser un friki degenerado, pero me reí mucho con La ruta hacia Eldorado. También Dreamworks tiene algo salvable. (creo que sólo eso).

    10.- Indiana Jones.

    11.- Poner pelas para rodar Quién engañó a Roger Rabbit. Gracias, gracias, gracias… Yo no soy malo, es que me han dibujado así.

    12.- Poner pelas para rodar Poltergeist, Regreso al Futuro, Los Goonies, Gremlins… los Picapiedra, Twister…
    Aunque con algunas pasa como con 1941: padre me acuso de haberlas visto, incluso me gustan… (1941 no).

    13.- La cogorza cervecera de E.T, no mejorada hasta el dúo etílico de Azul y Rojo (no confundir con Azul y Negro) en la segunda de Hellboy.

    14.- El desembarco de Normandía en Salvad al soldado Ryan. De lo mejorcito que se ha filmado en cine bélico (le debe mucho a Senderos de Gloria).
    Y la escena final, (muy sensiblera y a la búsqueda descarada de la lágrima fácil, eso sí) la interpreto de forma distinta a ti, Pepe: El que yo haya seguido vivo en lugar de las que murieron por ir en mi busca, ¿mereció la pena?. ¿He conseguido hacer feliz a alguien?

    15.- Y última por ahora. El mal rato que le hace pasar Tim Robbins al Cruise en la Guerra de los Mundos. Un actor es un actor en donde sea (“un actor en la cama es etc, etc, etc”). Y Tim Robbins es grande.

    (A Drew Barrymore la dejamos al margen, de momento)

    - Sincarnet.

    ResponderEliminar
  6. Vale, vale, Pepe, y perdona que vuelva a autoinvitarme a tu blog, pero, ¿qué me dices de "El diablo sobre ruedas"? Y "Poltergeists" es muy buena, ¿eh?, sobre todo para los apasionados del cine de terror, como yo, así que hay al menos dos razones para admirarle.

    ResponderEliminar
  7. jeje, Pablo, Spielberg sigue encontrando defensores... "El diablo sobre ruedas" tiene un planteamiento original que se agota a la hora de metraje porque no da más de sí. En Europa quisieron estrenar en cines lo que era una película corta para televisión en EEUU y claro, al meterle más metraje se le notan demasiado las costuras. Respecto a Poltergeist hay que recordar que él sólo la produjo, la dirigió Tobe Hooper. Aunque abrió con ella una época juguetona y muy divertida para los adolescentes de todo el mundo en la que produjo un puñado de excelentes divertimentos sin pretensiones (Goonies,Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?...), siempre con un tono conservador en sus finales, por supuesto, sin ningún riesgo.

    Aún así yo siempre he reconocido la calidad artística de Spielberg. De hecho siempre lo he considerado el mejor director, desde un punto de vista técnico, de su generación. Su mayor talento es la enorme fluidez visual que tienen todas sus películas, el control de los tiempos cinematográficos en casi todas ellas, su imaginación y su capacidad para generar tensión sin tener que recurrir a montajes desquiciados ni cámaras histéricas (aunque demostró con los primeros veinte minutos de Salvar a... lo que podría hacer con ellas). Por esa razón lo considero el más fracasado de todos ellos, porque ha sido incapaz de madurar, de ofrecer una obra maestra absoluta a la altura de las de Coppola o Scorsese, ha sido incapaz de desligarse alguna vez de las ataduras de la industria y de la necesidad de conseguir taquillazos apelando siempre (o casi) a un pueril sentimentalismo que adereza con una obsesión casi patológica por la defensa del núcleo familiar, sin aportarle a esa idea los matices o las aristas que por ejemplo aportara Ford en muchas de su obras.

    Aún así no reniego de él, ni de las emociones que me ha suscitado. Siempre disfrutaré volviendo a ver Los Indiana primigenios o Tiburón, y extensos pasajes de Parque Jurásico, La lista de Schindler, Salvar al soldado Ryan, Minority Report, (la infravalorada) Munich o IA.

    Pero siempre me queda un regusto amargo cuando pienso en el cine de Spielberg. Algo así como la sensación de lo que pudo ser pero...

    ResponderEliminar
  8. Completamente de acuerdo. A mi toda Inteligencia Artificial me pareció un buen motivo para odiar a Spielberg, si al menos la hubiera hecho de poco metraje. Yo lo odiaba desde que tenía 6 años cuando vi E.T y me pareció terriblemente triste pero por qué tiene que gustarle tanto el lagrimeo barato?

    ResponderEliminar