20 marzo 2015

El tutor de la ESO en el laberinto: reflexiones a pie de aula


Hay un aspecto de la labor docente del que no se habla nunca demasiado. Tal vez porque se minusvalora o porque es difícilmente mensurable, tal vez porque mientras demasiados creen tener la fórmula mágica para transformar “radicalmente” la educación (mientras ganan dinero teorizando sobre ello), pocos se atreven a analizar la importancia que tiene una labor que se ha convertido en esencial en la enseñanza actual, pero cuyo espacio de lucimiento es pequeño, por lo que difícilmente podrá ser puesto en valor por los centros educativos. Estoy hablando de la labor de tutoría en cursos de la ESO. Desde que empecé a dar clases, salvo en alguna ocasión, cada curso he sido tutor de algún grupo de alumnos en esta etapa educativa, trascendente en la formación de los adolescentes. A pesar de que defiendo cada día con mayor convicción que el objetivo fundamental e irrenunciable de nuestra labor como profesores debe ser llevar al límite a nuestros alumnos para que empiecen a dar pasos firmes en el inabarcable mundo de los conocimientos, y que sin el aprendizaje de contenidos es imposible que ellos puedan construirse como personas cultas, formadas y críticas de nuestra sociedad, he de aceptar también, sin que para mí sea contradictorio, que más allá de mis clases y los contenidos tratados, pocas cosas me han dado tanta satisfacción en mi profesión como la especial relación establecida con estos alumnos de los que fui tutor. También he de asumir que nada me ha supuesto nunca en mi profesión mayor sensación de fracaso y desazón.

En este mundo de trincheras que es la educación, la labor tutorial supone en ocasiones una gran paradoja, ya que la humanidad y el buen hacer de profesores de la vieja escuela terminan convirtiéndolos en buenos tutores, mientras que jóvenes seguidores de las nuevas pedagogías, believers fanatizados de la educación emocional, fracasan ante realidades complejas que los convierten en inútiles totales frente a grupos de alumnos que desprecian sus pobres intentos de acercamiento. Obviamente no debiera hacer falta señalar que situaciones a la inversa también se producen, con veteranos profesores incapaces (o directamente “objetores”) de conectar y guiar a sus grupos y jóvenes profesores fajándose en un día a día tan duro como poco reconocido por nadie. Los años trabajados me han dado para ver casi de todo: he visto a tutores soportar la presión frente a situaciones irresolubles con grupos imposibles o alumnos desquiciados. He visto a tutores desentenderse de manera miserable de alumnos superficialmente conflictivos, al borde del abismo, que demandaban a gritos a alguien los recondujera y guiara, alguien que él no estaba dispuesto a ser. He visto a profesores mediocres ejercer de fantásticos tutores, ayudando a alumnos desorientados a reenfocar su educación y su futuro mientras que excelentes profesores se veían impotentes para acercarse emocionalmente a sus alumnos y conseguir ayudarlos en momentos claves de su formación. Lo que pocas veces he visto es reflexionar a mis compañeros sobre la importancia de la tutoría y su (en ocasiones notable) incidencia en los resultados académicos de los alumnos durante un curso.

Hace años encontré en el excelente ensayo escrito por Concha Fernández Martorell (El aula desierta) aquello que definía para mí con precisión lo que un profesor debe sentir por sus alumnos para poder realizar con éxito su labor: afecto. No debe ser amor: exagerado, distorsionador, equivocado. Ni indiferencia: limitadora, ineficaz, altanera. Debe sentir afecto por todos a los que enseña. Parece simple. No lo es. Al final, en la sociedad actual, en la que los adolescentes demandan casi con fiereza un lazo emocional que les permita convertir a su profesor en guía y referencia educativos, serán la cercanía y la capacidad de comprensión de la personalidad adolescente lo que permitirá al profesor enseñar con garantías de éxito. Y que ese acto de enseñar no sea una práctica onanista que parezca demostrar lo bien que él prepara y organiza sus clases, sino algo que tenga un significado real en el aprendizaje de sus alumnos. Lo demás, ya sea la cháchara pedagógica moderna o la retórica anquilosada de la vieja escuela, teniendo su valor, no deja de ser finalmente secundario, intrascendente en el día a día de las aulas. Pues bien, en mi opinión ser tutor, sin duda, es multiplicar todo lo dicho por mil. En septiembre debes convertirte (por ley) en el responsable final de la evolución académica de un grupo excesivamente numeroso de adolescentes a los que no conoces, de los que no sabes nada, y que la primera vez que entras en el aula notas, entre divertido y acojonado, cómo te evalúan con desconfianza, cómo juzgan cada gesto que haces, cada frase, esperando el fallo, el error, buscando la debilidad, la incoherencia, para clasificarte, para arrinconarte, para convertirte en un inútil para ellos, en irrelevante, como tantos otros antes que tú. Qué difícil es todo. Pocos lo saben. Pocos lo entienden. Menos son capaces de asumirlo.

No he sentido nunca una sensación de fracaso absoluto como profesor. Siempre, con cada uno de los grupos a los que impartí clases, conseguí (o creí conseguir) que un número importante de mis alumnos se enganchara a lo que les contaba, hiciera importante mi materia, respirara tensión positiva en mis clases, a veces se divirtiera. Como tutor la cosa se hace más difícil de interpretar. Solo siendo tutor he sentido el agrio sabor de la derrota en mi boca, he tenido que asimilar la inutilidad de la batalla individual, la necesidad de convertir la enseñanza en un proyecto colectivo en el que los profesores se impliquen y los padres no se conviertan en estériles enemigos. Pronto sentí la frustración que conlleva el ingenuo intento de salvar a ciertos alumnos, en los que al determinismo social y familiar se les une una lacerante incapacidad de responsabilidad personal que los convierte en carne de cañón educativa. Nadie parece poder salvar a nadie. La educación reglada no es terreno abonado al heroísmo. Afortunadamente, tal vez. Pero el análisis racional no evita sentir una enorme frustración ante la injusticia que supone el fracaso de alumnos alienados por un contexto sociofamiliar y económico que les impide ser realmente libres para elegir desertar de un futuro objetivamente mejor. Y que castiga con inusitada crueldad cualquier veleidad durante los años adolescentes. No es casual (y quien diga lo contrario miente) que casi nunca fracasen en la ESO los hijos de la clase media. Y mucho menos, los hijos de los propios profesores.


A mí ser tutor, como ser profesor, me ha hecho mejor persona. A estas alturas no tengo ninguna duda. Me ha hecho acercarme, con dificultad, por mi carácter, al significado real de la empatía y de la necesidad de respetar al otro, dejando de lado esa soberbia egotista que tanto me cuesta abandonar. Ser considerado con el alumno, humilde a la hora de interactuar con él, seguro a la hora de exigirle, consciente de que el respeto no se impone sino que se consigue, con tus actos, con lo que muestras, con lo que les demuestras. Nunca caeré en el error de pretender ser “colega” de mis alumnos, pero es imposible ejercer una labor tutorial adecuada desde la distancia prudencial que muchos profesores ponen con ellos. Debes acercarte, conocerlos, darles confianza y exigirles responsabilidad, entender la frustración de muchos padres incapaces de comprender los problemas por los que pasan sus hijos, desbordados en su paternidad, ser comprensivos pero firmes, indagar en las causas de los problemas, ir al origen del conflicto, luchar denodadamente por (re)construir nuevas vías por las que hijos y padres puedan caminar, pero nunca olvidar que el éxito de la labor tutorial se mide finalmente en función de que se consiga o no que, durante ese curso, esos chicos y esas chicas refuercen la seguridad en sí mismos y sean capaces de mejorar su rendimiento educativo, que aprendan a conciliar el principio de deseo (motor para conseguir metas exigentes) con el principio de realidad (aprender a conocer las propias limitaciones) para así poder ir poniendo los cimientos de un futuro formativo y personal mediante el que se puedan alejar de contextos personales en ocasiones dramáticos.

Y ahí seguimos, caminando, peleando, siendo este año tutor de un 2º ESO complicado con chicos tan estupendos como en algunos casos absolutamente perdidos, casi desahuciados por el sistema. Otro año más volviendo a fracasar como tutor con alumnos a los que finalmente es imposible ayudar. Pero también disfrutando de esas pequeñas victorias cuyo valor real jamás tal vez podré comprobar pero que siempre parecen tener un significado positivo, alentador. Y que dan sentido al trabajo realizado.

8 comentarios:

  1. Estoy absolutamente de acuerdo contigo en que la figura del tutor y su papel son importantísimas. Y, desde luego, como en gran parte consiste en resolver asuntos a través del trato personal, no se aprende en los libros ni en los cursos. Pienso que, de nuestro trabajo, es la faceta que más depende del perfil personal de cada uno. Todo esto la convierte en cosa muy complicada, ya que, al menos hasta cierto punto, un profesor se puede hacer a base de formación, pero un tutor es asunto más sutil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay soluciones sencillas para ser tutor. Ni siquiera sabes si el enfoque que te sirvió en otra ocasión será equivocado con un nuevo grupo de alumnos. Pero como apunto en el post me parece muy evidente que los grupos que tienen tutores competentes tienen mejores resultados académicos y un mejor comportamiento en general. Y eso tiene un valor que no se suele tener en cuenta.

      Eliminar
  2. LETRA 'Hay tutores'

    Basada en Hay mujeres(Joaquín Sabina)


    Hay tutores que arrastran maletas cargadas de lluvia,
    hay tutores que nunca reciben postales de amor,
    hay tutores que sueñan con trenes llenos de soldados,
    hay tutores que dicen que si cuando dicen que no,

    oh oh oh oh oh oh
    oh oh oh oh oh oh

    Hay tutores que bailan desnudos en cárceles de oro,
    hay tutores que buscan deseo y encuentran piedad,
    hay tutores atados de manos y pies al olvido,
    hay tutores que huyen perseguidos por su soledad.

    Hay tutores veneno tutores imán,
    hay tutores de fuego y helado metal,
    hay tutores consuelo, hay tutores consuelo,
    hay tutores consuelo tutores fatal.

    Hay tutores que tocan y curan, que besan y matan,
    Hay tutores que ni cuando mienten dicen la verdad,
    Hay tutores que explotan secretas de estancias del alma,
    Hay tutores que empiezan la guerra firmando la paz.

    oh oh oh oh oh
    oh oh oh oh oh

    Hay tutores envueltos en pieles sin cuerpo debajo,
    hay tutores en que en sus caderas no se pone el sol,
    hay tutores que van al amor como van al trabajo,
    hay tutores capases de hacerme perder la razón.

    Hay tutores veneno tutores imán,
    hay tutores de fuego y helado metal,
    hay tutores consuelo, hay tutores consuelo,
    hay tutores consuelo tutores fatal.
    Hay tutores veneno tutores imán,
    hay tutores de fuego y helado metal,
    hay tutores consuelo, hay tutores consuelo,
    hay tutores consuelo tutores fatal.

    ResponderEliminar
  3. A fin de cuentas, es ser Obi wan Kenobi con 30 jóvenes padawan. Una locura, vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todos tus análisis sobre el mundo educativo hay una tremenda lucidez. Ves la realidad con la claridad del que está hasta las rodillas dentro del barro de las trincheras, día tras día y año tras año.

      No se si un buen tutor hace un buen grupo, o si son los buenos grupos los que hacen buenos a los tutores. De cualquier manera, estoy de acuerdo en que la clave está en la empatía, en acercarte y saber escuchar.
      ¿Dónde empieza el tutor y acaba el profesor? Todos en nuestras asignaturas acabamos tutorando a nuestro grupo. Quizás la tutoría dejase de ser una carga tan pesada si el tutor encontrase más apoyo dentro de los propios compañeros (apoyo que no siempre encuentra) y no fuese, como es en ocasiones, alguien solo ante el peligro.

      Un abrazo, Pepe.

      Eliminar
  4. La sensación es justo esa, medio divertida medio acojonada. Aunque sea una labor que nos pida mucho emocionalmente, totalmente de acuerdo que nos hace profesores y personas mucho mas empáticos. (Y lo que me ha hecho aprender!)

    Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede aprender. Y mucho. Pero no todos lo hacen porque solo ven la cara negativa de una labor que (también hay que decirlo porque es innegable) es muchas veces desesperante

      Eliminar